20 de agosto de 2008

Don´t put marbles in your nose

Pues veréis, había una serie to guapa que echaban hace años en Cartoon Network y de la que inexplicablemente nunca oí a nadie hablar, que se llamaba Home Movies. Me la grabé en video VHS y todo, fijáos si me gustó. No era provocadora como South Park o Padre de Familia, sino algo diferente a todo lo que había visto. Años después, gracias a la Wikipedia, descubro que la frescura indefinible de la serie se debía, en parte, a que los capítulos eran dibujados (en flash) basándose en diálogos improvisados a partir de un guión general. ¿Estará aun esta serie disponible por ahí? Dime que sí, Diosa Internet....

Pero a lo que vamos. Uno de los momentos de esta serie que se grabaron en mi memoria es esa home movie, esa película casera educativa que Brandon (protagonista y alter ego del autor de la serie, Brandon Small) rodaba él mismo y les proyectaba a los niños pequeños del cole para inculcarles una sabia e importante enseñanza: no hay que meterse canicas por las narices, niños. La banda sonora se la ponía el que siempre se la ponía, su amigo jeavi metál: Dwayne. ¡Dale caña, Dwayne!


Dios, cómo he disfrutado escribiendo este post. ¿Cuánto habré tardado, unos 5 minutos?

No hay comentarios: