13 de septiembre de 2014

Manic pixie dream girl

Película: Garden State (2004). El protagonista está en el santuario que es la habitación del personaje de Natalie Portman.

Ella:
-¿Sabes lo que hago cuando me siento poco original? -se retuerce, hace un gesto y emite un sonido adorable y apocado- Hago un ruido o algo que nadie haya hecho antes. Y entonces vuelvo a sentirme especial, aunque sea por un segundo.
-¿Así que nadie ha hecho eso nunca?
-En este lugar, no. Acabas de presenciar un momento original en la historia. Es reconfortante. Pruébalo.
-No, gracias.
-No, hazlo.
-Eso ha sido suficiente para los dos.
-¿Qué pasa? ¿Eres tímido? Esta es tu oportunidad de hacer algo que nadie ha hecho nunca y que nadie copiará en la vida. Y al menos serás recordado como el que un día lo hizo.

Él lo acaba intentando y se limita a gusanear con un dedo y emitir un gemidito. No da más de si. Es el protagonista masculino atormentado, tímido, tarado -por añadidura- por las drogas que su propio padre le prescribe. Tiene problemas contra los que mantiene una lucha interna, el pobre.

Ella le dice: "Ya he hecho eso antes". Acto seguido le invita a enterrar a su recientemente fallecido hámster.

Está loca del coño, vive cada momento intensamente, es espontánea, impredecible, original y adorable. Con todos estos rasgos llevará al protagonista masculino a un viaje por el lado lococoñístico de la vida. Y a eso se limitará su función como personaje. Hasta ahí llega su profundidad, aunque te podrías enamorar de ella. ¿Quién no se ha enamorado alguna vez de una manic pixie dream girl? ¿Quién no ha perseguido una?

El propio Nathan Rabin escribió un artículo lamentándose por haber acuñado el término "manic pixie dream girl" en otro artículo de 2007 sobre la película Elizabethtown. Allí usó por primera vez una expresión pegadiza que definía muy bien un tipo de personaje habitual en la ficción: la chica de tus sueños feérica, salida del mundo de las hadas, maníaca, "bipolar" en el sentido de eufórica por momentos, en sintonía con el ahora, pero con sus bajones, presa de la tristeza por otros momentos, porque, sabes, tiene sus problemas, y probablemente un oscuro pasado, y es tan frágil y todo es tan duro...

El término caló en la cultura pop anglosajona. Pronto surgieron ejemplos de MPDG por todas partes. Algunos de esos ejemplos empezaban a parecer excesivos e injustos, el término empezó a parecer sobreusado y aplicado a cualquier personaje. De ahí el arrepentimiento de Rabin.

Pero el cliché es interesante. La MPDG es chispeante, un espíritu libre que parece vivir en un mundo donde una aventura aguarda a la vuelta de cada esquina. Son rasgos nada despreciables en una mujer, por qué no, incluso habrá muchas que se considerarían orgullosas una MPDG. El problema es que suelen ser personajes secundarios en obras de ficción escritas por hombres introvertidos, atribulados y sensibles, personajes cuya única función es "arreglar" al triste y cohibido protagonista, sacar su alegría interior y mostrarle que el mundo es un lugar mágico. No es un arquetipo con el que conviene que las mujeres aspiren a identificarse, pues podría hacerles pensar que no son más que el personaje secundario en la historia de algún hombre. La ficción condiciona. La ficción implanta y perpetúa ideas que consumimos durante toda la vida.

Se habla mucho últiamamente sobre los "strong female characters", sobre todo a raíz de los admirables personajes femeninos que siembran la serie Juego de Tronos. Personajes cuyas preocupaciones no rondan únicamente en torno a un personaje masculino o que luchan por sus propios objetivos. Mujeres que pasan por dificultades y no se desmayan ni esperan a que les rescate un caballero. Mujeres que son personas con trasfondo.


Así, Catelyn Stark o Brienne de Tarth serían todo lo opuesto a Natalie Portman en Garden State o a la mujer idealizada que Gordon-Levitt proyecta en Zooey Deschanel en "500 días juntos".

Y es que, si no consideras a los personajes femeninos de tu obra como personas en si, con sus intereses, problemas y trayectoria propios, te estás perdiendo un gran filón narrativo.

Pero el cliché de la MDPG también puede ser perjudicial para los hombres. Pueden sacar la conclusión de que deben pasarse la vida buscando a esas mujeres monísimas, locas de la vida, espontáneas e impredecibles que te van a sacar de tu tristeza y llevar de aventuras por la ciudad. Cierto, está esa vieja sabiduría que todos escuchamos tarde o temprano de que en una pareja las virtudes de uno equilibren los defectos del otro. Pero no vayas por ahí esperando encontrar a alguien que arregle lo que tienes roto. No veas a las mujeres como seres loquitos y bellos que vienen a hacerte feliz, sin una historia personal detrás, sin sus defectos y tribulaciones. Lucha día a día por solucionar los problemas de tu vida, busca tus propias aventuras y ten en cuenta que las chicas monas y alocadas pueden demostrar más adelante que en realidad son simplemente unas putas locas inestables.

Los comentarios de usuarios en Internet suelen ser fuente de "ganas de matar aumentando" y vergüenza ajena en muchos casos, sobre todo en las webs de noticias, pero en ocasiones aportan reflexiones o información interesantes. Hay alguna joya en los comentarios del video "The Dark Secret Behind Quirky Romantic Comedies".


Run4TheShadowshace: It's a parody, so of course it's exaggerated in order to be funny.  But I don't think that manic pixie dream girls are a bad thing.  In fact I keep looking for one to date, with no luck unfortunately.  Everyone else seems boring by comparison.

John Adams: They are only fun to watch from afar, living with one is dangerous. They will spend all of your money and blame you for everything.

Raven M.: They actually do exist, and if you're an artist of some note? be it writer, photographer, designer, etc? They will find you, it's no surprise one of the guys was like "she's my muse", those girls make awesome sex partners and fun time girls....till you go visit their apartment , see all the medicine bottles, the empty pizza boxes she still hasnt cleaned up , etc etc They are in fact bat shit insane but guys don't call em on it cause from the ages of 18-30 they are uber cute (like the girls in the video) and guys just go "eh she's hot I can live with it".


Algunos enlaces de interés:

¿Algo más que un arquetipo?
Artículo en TVTropes Aviso: se ha convertido ya en cyber-sabiduría popular (gracias principalmente a esta tira de Xkcd) que al leer un artículo de TVTropes se corre el riesgo de caer en un vórtice de enlaces a otros artículos e infinitas pestañas abiertas.

Agradecimientos a @ilovegeniuses, ya que uno de sus tweets y cierto intercambio de replies con ella llamaron mi atención sobre este tema.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto me recuerda a
https://www.youtube.com/watch?v=9No2YNE3sE0&index=8&list=PLRTCY6kaTiYwHAomSPQw2zFb6J4a-tvdz

Oruga dijo...

Un tanto exageradamente negativa la crítica, sobre todo hacia el estilo de la película, pero, sí, un comentario muy habitual es "Cuánto daño ha hecho Amelie". Amelie encaja en el estereotipo de la manic pixie dream girl, sólo que en esta película ella es la protagonista, lo que quizá facilitó que muchas más mujeres se sintieran identificada con ella, cuando lo único que querían decir era "Soy única, siento cosas raras, veo la vida de forma especial, vivo cosas que sólo yo vivo y mi cabeza es complicada aunque en el fondo lo que quiero es ser buena gente". Pero bueno, a muchas se les pasaría esta época Amelie, igual que a todos se nos ha pasado nuestra época heavy, o freak, u otaku, o punk o chandalmetalera. Porque, ¿quién no se ha identificado con un personaje de ficción o grupo en alguna etapa de su vida?