14 de septiembre de 2014

You Only Live Forever: la vida de una chica en GTA

Casey Brooks es fotógrafo en la vida real. En el mundo abierto de GTA V se siente como un extraño, así que decidió empezar a explorarlo y fotografiarlo como lo haría una chica joven que vive en la ciudad virtual de Los Santos: fijándose en los detalles, preguntándose por la historia detrás de edificios o personas y descubriendo cosas nuevas a cada paso. No hay violencia en sus fotos, sólo historias e imágenes conmovedoras que captan momentos y recuerdos.

Durante varios meses, Brooks fue una chica joven que recorría la ciudad esquivando toda la violencia y la acción alrededor para buscar fotos, lo cual desconcertaba a algunos y despertaba la curiosidad de otros, como cuenta en la entrevista que le hacen en The Creators Project.

Su regla autoimpuesta: si no es una foto que yo podría tomar en el mundo real, no la tomaría. Los Santos se convierte así en un mundo virtual similar al nuestro de un modo un tanto inquietante. Un mundo sin helicópteros estrellándose ni coches de policía atropellando peatones. Un sitio cotidiano e incluso bello.

Con todas estas fotos Brooks publicó el proyecto You Only Live Forever. YOLF en oposición a YOLO (You Only Live Once), un vocablo de moda recientemente que los jóvenes americanos adoptaron como lema para vivir la vida siempre a tope, porque sólo tienes una oportunidad. En GTA y en muchos videojuegos actuales, en cambio, mueres y resucitas una y otra vez. Mueres y vuelves a empezar donde lo dejaste. Lejos quedó el atesorar vidas para que no se acabara la partida y tener que empezar de nuevo.

Lo que llegamos a saber de la "autora" de las fotos: vive con su madre y su padrastro, tiene trabajo y su padre está en la cárcel.

This is down the road from my old house.
I used to think it was a nuclear plant and one day it was going to explode and we were all going to die.
I desperately asked my dad to build a fallout shelter. He said he'd do it later.

It seems like Anne is constantly taking breaks and somehow no one in the office seems to mind.

Anthony. I don't think there is a conspiracy theory he doesn't believe.


My dad never wanted me to visit him in prison, so Rachel and I would ride our bikes to the front gate
and imagine what it was like inside. This is the first time have been back since I was thirteen.

Unidentified woman #35
I had to take one selfie.

No hay comentarios: