18 de octubre de 2014

TJ Lane

Miren esa cara. ¿No es como para pegarle una hostia? Lo es aun más cuando uno sabe que el tipo está sonriendo mientras el juez le condena a tres cadenas perpetuas, y mientras escucha las declaraciones de los familiares de sus víctimas sobre el dolor que ha causado y cómo le desprecian. "No voy a dedicarle ni un minuto de mis pensamientos", le dice la familiar de una de sus víctimas.

El 27 de febrero de 2012, este muchacho, T. J. Lane, entró en un instituto de Chardon, Ohio, y se lió a tiros. Le quitó la vida a tres personas y dejó heridas a otras tres. Desde el incidente Columbine han habido tantos tiroteos en EEUU que este ya se ha convertido sólo en uno más y apenas nos acordamos de él.

En un principio Lane se declaró no culpable alegando demencia. Declaró que oía voces y que había sufrido abusos. Pero más tarde pareció decidir ir en otra dirección, cuando en una vista, no sólo se declaró culpable sino que se quitó la camisa mostrando una camiseta donde rezaba la palabra "killer", "asesino", similar a la que llevó el día del tiroteo.
Estas imágenes corresponden a otra vista en Marzo del 2013. Ignorando todo consejo de su abogado defensor, volvió a mostrar la camiseta y declaró, mientras miraba a los familiares de las víctimas y les sacaba el dedo:

"The hand that pulled the trigger that killed your sons now masturbates to the memory. Fuck all of you."

"La mano que apretó el gatillo que mató a vuestros hijos, ahora se masturba en su memoria. Que os jodan a todos."


¿Por qué hizo lo que hizo? Nadie lo sabe. Desde luego, no oía voces. Fue un crimen a sangre fría y calculado. Ha rechazado los consejos de su abogado. Se muestra orgulloso de lo que hizo, de ser un asesino. Se ríe de sus víctimas. Se ríe cuando le condenan a toda una vida de prisión. Al parecer, no sufría abusos en el instituto de los que quisiera vengarse. La única teoría es que quería hacerse famoso y salir en las noticias. Quizá incluso que algún colgado aficionado a los crímenes y toda temática extraña y siniestra hiciera algún día un artículo sobre él en algún blog.

Pues nada, enhorabuena muchacho. Espero que pases una vida interesante en prisión rodeado de presos más fuertes que tú (que tienes ese cuerpecillo de adolescente chichipán), sin armas de fuego con las que decidir fácilmente quién vive y quién muere. Vas a pasarte tu vida luchando contra otros, andándote con cien ojos, rodeado de enemigos. Vas a tener que currártelo.

No quiero acabar este artículo sin mencionar que Lane huyó de la cárcel este mes de septiembre, y estuvo prófugo durante cinco horas, durante las cuales las escuelas de Chardon cerraron y se aconsejó a los vecinos de la zona asegurar sus puertas y desconfiar de extraños. Más tarde fue detenido.

Vídeo de la vista en el juzgado
Chardon High School shooter T.J. Lane sentenced to life without parole

3 comentarios:

Anónimo dijo...

USAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUAUSAUSAUSAUSAUSAUSUA

Anónimo dijo...

Se lo deben estar follando de lo lindo en la carcel, a todas las personas "juveniles" les pasa eso.

Oruga dijo...

Depende de en qué cárcel le haya tocado caer. No todas son agujeros masificados llenos de negros enormes deseando encontrar un culito fino. En ocasiones se envía a presos a cárceles más "tranquilas" por su propia seguridad. Quizá lo hayan enviado a una prisión con población predominantemente joven. Depende de lo duro que haya querido ponerse el juez. En este caso, yo me habría puesto muy duro, y que apechugue con las consecuencias. Lo metería en una cárcel llena de gente que se ha pasado la vida en la calle y no le tiene miedo a nada.