22 de noviembre de 2016

La fidelidad y la traducción de telegramas

Todos sabemos que hay traductores un tanto ineptos o quizá primerizos. Luego están los traductores extremadamente detallistas que se toman muy, muy en serio su trabajo, como la amiga Itziar Hernández.

"A veces puede que vaya demasiado lejos. Porque ¿realmente importa, al traducir un telegrama, que el original sea más corto? Después de todo, si traduzco del inglés, tengo que tener en cuenta que el texto español se alarga alrededor del 20 %, ¿no? Así que, siendo exacta, podría tener un telegrama un 20 % más largo. Pero, entonces, el telegrama habría sido más caro. Un 20 % más caro. Un 20 % más lento. Un 20 % menos exacto. Un 20 %, en estos términos, sí parece mucho."

Esa es la razón por la que, cuando tengo que traducir un telegrama, cuento los caracteres que tiene y lo traduzco en los mismos (si puedo) y, si no, procuro que tenga alguno menos.
Llámame loca. Los anglosajones dicen que el diablo se esconde en los detalles. Yo creo que lo que reside en ellos es la excelencia. Y cuento."

Efectivamente, el vocabulario inglés es en gran parte de origen germánico, de palabras más breves, contundentes y monosilábicas, como de vikingo pegando hachazos (drink, fuck, kill, meat, pork, death, door), a diferencia de los idiomas más latinos, repletos de sílabas, prefijos, sufijos y conjugaciones y hasta piezas de origen griego, que hacen que las palabras y los textos resulten más largos (y en opinión de muchos más musicales, pensemos en el italiano, el español, el portugués...). Así que un texto inglés traducido al español puede quedar un par de líneas más largo. Ese 20% del que habla Itziar es algo bien conocido por lingüistas y traductores. Luego ya entra dentro de la profesionalidad y autoexigencia de cada uno el situarse en la horquilla entre lo literal y lo fidedigno. ¿Traduzco el texto de la forma más fiel posible o me preocupo más por transmitir lo que recibiría un lector en el idioma original? ¿Información o sensaciones? Calentamientos de cabeza habituales de los traductores e intérpretes.

No hay comentarios: