4 de agosto de 2007

Doblaje y odio

Os propongo un experimento. Id a Youtube. Buscar cualquier vídeo de Padre de Familia. Leed los comentarios, todos...

El fenómeno siempre es el mismo. Un sudamericano desprecia el doblaje español por grandes cosas como pronunciar "Estiwie" en lugar de "Stiwie". Un español insulta al sudamericano, le llama mono y dice que si Franco estuviera aun vivo esto no pasaría. Un montón de sudamericanos se unen y comienzan a criticar a España. España es fascista. En España tuvimos a Franco y la Inquisición. En España pronunciamos mal el inglés, el doblaje español apesta. Alguien propone bombardear España. Otro secunda la moción. Un español dice que deberían darle gracias a España por haberlos civilizado. Los sudamericanos contestan que vinieron a robar su oro, propagar enfermedades y cometer genocidio. Una chica dice "no os peleéis, chicos, haya paz". Aparece un estadounidense y dice "¿Qué mierda de doblaje es este? Esto apesta. España y su puta manía de doblarlo todo en lugar de subtitularlo". Respuesta: España tiene el mejor doblaje del mundo. Aparece otro y dice que sí, pero que la verdad es que doblamos demasiado y se agradecen las cosas en versión original y subtituladas.

Y así hasta el infinito. Cientos de comentarios.

Mis conclusiones (que pa eso tengo un blog, pa soltar al aire mis pajas mentales):

1. Internet, además de porno, está llena a rebosar de odio. Incluso más que en la vida real. Odio puro, directo, sin tapujos, sin miedo, con la sinceridad e impunidad del anonimato.

En Internet desatamos a la bestia que todos contenemos en el mundo analógico, para poder sobrevivir en nuestro entorno social y por temor a las normas.

2. Efectivamente, en España tenemos (dicen) uno de los mejores doblajes del mundo. Pero, efectivamente también, doblamos demasiado. A mí me gusta el cine en versión original. Me gusta oir la voz auténtica de los actores (discutir eso en el caso de los dibujos animados ya me parece estupidez) y apreciar si el talento es del actor o del doblador, cuya voz llevo media vida oyendo. Quizá si subtituláramos más y en más cines se dedicaran más sesiones subtituladas, este país se iría acostumbrando a la mentalmente sana costumbre de la lectura. Lo sé: al principio parece difícil mirar lo que sucede en la pantalla y leer las líneas esas de letritas blancas o amarillas. Pero os lo aseguro: uno se acostumbra en muy poco tiempo. Además: ¿acaso no quieres saber qué voz tiene realmente Samuel L. Jackson, Woody Allen, Nicholas Cage, Jim Carrey...?

3. Las únicas buenas armas contra el omnipresente odio en Internet son el amor, el absurdo y un odio aun más potente.

Si eres una persona demasiado normal como para contestar con amor y paciencia hasta que el otro se extenúe y cese (al final todos cesan), quizá puedes optar por el absurdo. ¿Tú me llamas subnormal que no tiene ni idea y me dices que me calle la puta boca? Muy bien. Yo te contesto que asdf adf asd fas f asdf asdf sadf asd fsa df asdf asdf sad fasd f asdf asdf asdfasd fas dfasdfasdfasdfasfasdfasdf asdfasdfaf gadfgasdf asdf asdfasdfasdf asdfasdfasdf.

La tercera opción es la de los animales. Ser aun más cabrón y marcar territorio. Chocar las cornamentas. Demostrar quién tiene más odio, o al menos demostrar que no te vas a amilanar. Que no eres el escuálido que se queda al final de la manada sin fecundar nunca a las hembras.

3 comentarios:

Sensei Kátorga dijo...

Pues la verdad es que tienes toda la razón del mundo, si un arma tan potente como internet la usamos para criticar y fomentar un racismo que consideraba extinto, mal vamos. Un saludo desde la Kátorga.

Oruga dijo...

El racismo nunca se ha extinguido. Lo llevamos dentro, como el hambre, el amor y el instinto asesino.

alex - miespejo.wordpress.com dijo...

Internet es un macro reflejo de toda la sociedad humana (Toda la sociedad humana con el nivel de vida suficiente...)

Y como tanta gente da para tanto... alla donde busques encontraras. Porno, odio, mentiras, esperanza, creatividad, etc.


Un saludo