5 de mayo de 2011

Belleza, riqueza, poder y alianza

Una de las cosas que nos ha dado Internet es la posibilidad de desarrollar y difundir para un público mundial nuestras pasiones, aunque sean tan demencialmente específicas que rocen la extravagancia.

Hay quien crea un sitio web para difundir sus particulares conspiranoias. Hay quien se viste de protagonista de la película tron y comparte un montón de fotos por muy orondo que sea y ridículo que le quede el traje. Y está, por ejemplo, el blog Long-Forgotten, dedicado exclusivamente a estudiar el arte de la atracción de la Casa Encantada de Disneyworld. Su autor analiza y documenta cada habitación, cada efecto especial, la evolución de los murales, restaurados o reinterpretados a través de los años por sucesivos artistas que le van dando toques ligeramente distintos... La historia, en definitiva, de algo muy concreto que dirías que no debe contar precisamente con miles de fans. Pero ahí está: un blog dedicado a ello. Porque en Internet se puede.

El artículo dedicado a los cuadros de la "Galería que se estira" me pareció particularmente interesante porque analiza con una gran profundidad y longitud los arquetipos que se representan en ellos: la belleza, el poder, la riqueza y un cuarto personaje algo más difícil de clasificar, haciendo también una reflexión sobre el humor.

Pero primero es necesario un poco de trasfondo. La Galería que se estira es, por lo visto, la primera sala a la que entras en la Casa Encantada. Una voz te dice que es tu anfitrión y guía, que vas a pasar mucho miedo, etcétera, y que en la casa pasan cosas que no sabrás si son reales o fruto de tu imaginación, como esa misma sala, que parece estirarse lentamente hacia arriba de forma imperceptible. En las paredes hay cuatro cuadros, cuatro retratos en principio normales: una joven hermosa, una dama, un hombre con aspecto de político y otro hombre aparentemente importante y adinerado. Conforme la sala se va estirando, los cuadros también, y va apareciendo la pintura oculta debajo de cada personaje, revelando su verdadera situación.

Aquí entra la primera reflexión del artículo: la ironía como base del humor, la ironía como una discordancia entre la apariencia y la realidad. Creemos que los personajes de los cuadros son personajes dignos y normales, pero en breves segundos vamos a descubrir lo que esconden. Un tipo de chiste clásico, si lo pensamos bien. En este caso lo que esconden es la inminencia de una muerte trágica.

Tres de los personajes forman un trio que representan tres anhelos básicos del ser humano y a la vez tres estrategias de negación de la realidad de la muerte: Belleza, riqueza y poder. Tres cosas que todo el mundo desea. Tres cosas a las que nos aferramos para ser felices y pensar que la vida tiene algún sentido, intentando olvidar que todas ellas acaban desapareciendo, aunque sea, en última instancia, con la llegada de la muerte.

Así que ahí está el chiste: las cosas más importantes de la vida son efímeras y al final de todo está la muerte. Un chiste macabro que hará reír a los más pequeños y que hará estremecerse un poco a los adultos que se paren a asimilarlo un momento. Pero en fin, están en una casa encantada y en definitiva, se trata de pasar miedo.

El cuarto personaje es diferente. Se revela que en realidad es una viuda, pero que ella mató a su marido. Representa otra estrategia de negación de la muerte: aliarse con ella. Una actitud astuta de supervivencia. Pero, una vez más, no importa que te pongas de su lado, la muerte al final se volverá contra ti y se llevará el poder que has adquirido, el control sobre la existencia que pretendiste tener durante un lapso tiempo.

El autor sabía lo que se hacía. Y si no lo sabía conscientemente, lo sabía a un nivel inconsciente, que al fin y al cabo es de donde surgen las ideas y el arte. Quizá todo no tuvo una planificación detrás, un trabajo conceptual detallado y reflexionado, pero ahí están: los arquetipos, las estrategias de negación de la realidad de la muerte, la ironía, la estrategia del humor.

Me encanta cuando alguien analiza tan profundamente algo tan insignificante, un rincón tan concreto del universo.

No hay comentarios: