17 de diciembre de 2016

Mátalos a todos, Adolf: el monólogo en el que a Bill Hicks se le fue la pinza

En realidad el título de este post ya es de por sí engañoso y puro clickbait. Porque el hecho es que a Bill Hicks se le fue la pinza en este y otros monólogos. Muchos, estoy seguro. Unas veces por su propia búsqueda de la provocación y lo extremo, otras por la influencia del alcohol y las drogas con los que tuvo una relación amor-odio (esa novia a la que amas pero que te está jodiendo la vida, sabes que es maravillosa pero tienes que echarle pelotas y por fin dejarla). Otras veces, como aquí, era pura frustración al intentar desplegar su arte del monólogo (ya no sólo la comedia, monólogo, estamos hablando de USA aquí) ante un público obnoxious que no estaba a la altura. Un público que gritaba consignas o le interrumpía mientras él intentaba hacer pensar o al menos reír. Ser gracioso, vamos. Tengamos en cuenta que Hicks se pasó desde la adolescencia recorriendo clubs, bares, escenarios intentando hacer reaccionar a público de variada calaña, y eso te quema

La clave para entender lo que está pasando aquí, por una vez, por una maldita vez, se encuentra en la sección de comentarios, gracias a alguien que se ha tomado la molestia de escribir algo coherente durante más de un minuto, más allá de quedarse en el "Wow, edgy, so nazi". Gracias, gracias Theyetidude, por hacer que a veces sigamos cayendo en la falsa esperanza de que quizá esta vez en los comentarios se encuentre algo útil en lugar de hacernos perder la fe en la humandidad. Esa humanidad constántemente dualista, feminista-machista-pepera-roja-podemita-listo-tonto-iluminado-ignorante-chulo-más chulo aun.



I can explain this: the heckler yelled 'freebird' because back in the late 80's Chicago Loop radio talk 
show host, Kevin Matthews, used to tell people to say that at any kind of concert venue (which is why he says Kevin Matthews after 'Freebird'). He says 'Jim Shorts,' because that was a character that Kevin Matthews would play during his radio show and it was a pretty obnoxious schtick to get the fans to laugh. Bill kinda over-reacted to say the least. Wow, was he a high strung dude.

Pues eso. Un espectador repetía y repetía el título de la canción Freebird (esta de Lynyrd Skynyrd, si no me falla el instinto) porque un locutor de radio le había pedido a los oyentes que lo hiciesen, no importaba el concierto en el que estuvieran. Marketing viral y memes de los 80.

Hay mucho más que decir sobre Bill Hicks, un ejemplar extraño y excéntrico en el arte de la comedia americana y mundial. Ya lo mencioné anteriormente, de forma tangencial, en el artículo Es sólo un viaje. Pero lo que siempre recomendaré para conocer a fondo toda la historia tras él es el documental American: The Bill Hicks Story (subtitulado y en 7 partes).

No hay comentarios: