26 de marzo de 2007

Rods

Los rods ("barra" o "vara" en inglés), también llamados "serpientes voladoras", son supuestas criaturas de existencia no explicada, o "pseudocríptidas". La teoría que aun sigue circulando es que son insectos que vuelan a velocidades tan altas que el ojo humano no puede captarlos, y no hemos podido constatar su presencia hasta que en la actualidad han aparecido en las grabaciones de nuestras cámaras, por lo visto únicos ingenios capaces de capturar su imagen. Se afirma que pueden medir entre unos centímetros y varios metros de longitud, y que están rodeados de una membrana espiral que al girar les facilita el desplazamiento.

Se supone que hasta ahora, en la historia, hemos vivido ignorando que a nuestro alrededor pululaban una especie hiperveloz e invisible. Los rods estamos a tu alrededor y no puedes vernos, uuuuuu...

En 2005 investigadores chinos utilizaron un sistema de redes para atrapar a los rods que captaban sus cámaras, comprobando que no se trataba más que de polillas y otros insectos.

Exacto. Es un error de la propia cámara. Investigadores ya han comprobado que cuando un insecto se desplaza a alta velocidad ante un objetivo, la velocidad de grabación, el mecanismo por el cual las cámaras insertan entre un fotograma y el siguiente un fotograma de apariencia calculada aproximadamente, la iluminación y otros factores, le da a la criatura ese aspecto tan extraño. Grabaciones de ovnis de formas extrañas y altas velocidades podrían deberse a este mismo fenómeno tan poco paranormal. De hecho (qué casualidad) ovnis y rods suelen aparecer en la misma grabación, como si sus existencias fueran ligadas de algún modo. He encontrado videos sobre el tema, pero no son más que uno o dos fotogramas congelados en los que se ve una cosita voladora dejando un rastro luminoso como el que puede dejar un mechero en tu retina una noche o los faros de un coche en tus fotos.

A pesar de todo, criptozoólogos y aficionados siguen hablando del tema y escribiendo artículos en revistas y webs sobre el tema como si realmente tuviera aun algo de misterioso.

Y lo que a mí particularmente se me ocurre es que el argumento que desmantela el bulo es, una vez más, el más sencillo y a la vez lógico: si estas criaturas han existido siempre, ¿dónde van sus cadáveres cuando mueren y por qué nunca nadie ha encontrado uno? ¿Acaso una vez muertos siguen por ahí volando a velocidad luz? Venga.

A otra cosa.

3 comentarios:

Rayffer dijo...

o.o...

Inquietante...

Au Revoir.

Oruga dijo...

No mucho.

Hilikus dijo...

Que pena...