20 de septiembre de 2015

Tengo todo el derecho a tener un gran ego


Sí, tengo un "gran ego". Sí, tengo todo el puto derecho a tener un "gran ego". Mis ancestros salieron arrastrándose del protoplasma, evitaron a los tiburones, chapotearon en marismas, treparon a los árboles, aprendieron a usar herramientas, sobrevivieron a milenios de guerra brutal, enfermedades, invasiones, violaciones, humillaciones, abusos, miseria, hambruna y migraciones y de algún modo sobrevivieron a todo eso porque creyeron que eran importantes y que superarían cualquier mierda que el entorno les lanzara, para que hoy pueda estar sentado aquí con el privilegio de llegar a la auto-consciencia, por no hablar de una libertad ganada a pulso para comunicar esos pensamientos a otros en internet en una existencia relativamente libre de peligros. Toda esa libertad y ese lujo fue ganado, no con la flor de loto, sino por la espada.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El otro dia, con un par de cervezas encima, le argumente a una feminista primivista (digase las que quieren tener sociedades matriarcales viviendo en chozas en medio del bosque) de que si el patriarcado habia prevalecido tanto tiempo y en tantas sociedades, es porque era brutalmente efectivo. Pensé que me iba a golpear o llamar violador, pero en contra de todo lo que esperaba, se lo tomo bastante bien y dijo que lo iba a pensar.

Oruga dijo...

Igual me meto en terreno pantanoso, pero en fin, ahí van un par de conclusiones que he extraído con el tiempo.

1. Los hombres tienen más masa muscular. Esto les ha hecho tradicionalmente mejores guerreros, protectores de la tribu y cazadores. Por supuesto, no los únicos, pero sí los más potentes.

2. Para la mujer el embarazo y el parto es un gran gasto de energía, por no hablar de amamantar a la cría durante meses, que los pone a ambos en una situación vulnerable a los enemigos. De ahí que las mujeres tradicionalmente se quedaran en la choza o en la cueva haciendo tareas más estáticas, como cocinar, tejer, etcétera.

3. Esto es la base del patriarcado: yo soy más fuerte, yo soy el que te da de comer y te protege, así que en cierto modo soy superior y me perteneces. Era un sistema que ha funcionado y tenido sentido durante siglos.

4. En el mundo actual todo es diferente. Biológicamente los hombres seguimos teniendo más potencial muscular, pero si sales a la calle apenas ves ya diferencia en cuestión de fuerza. Por supuesto que hay montones de hombres más fuertes que la mayoría de mujeres, pero el hombre también se ha convertido en un ser sedentario y ha bajado de forma. Además, las mujeres, que trabajan y se buscan su propio sustento ya no dependen de ningún macho para que las alimente y proteja, razón por la que el patriarcado cada vez resulta más innecesario. Ha sido efectivo durante milenios, sí, pero está dejando de serlo. Lo que dentro de un tiempo quedará, como mucho, es la atracción atávica de las mujeres hacia los machos poderosos, que puedan proveerlas y protejerlas, igual que a nosotros nos seguirán atrayendo en el fondo las hembras de caderas generosas por donde nuestra descendencia pueda salir fácilmente, una y otra vez, y de generosos pechos que puedan amamantar a nuestras crías. Existen muchos otros factores de atracción psicológicos y culturales, por supuesto, pero hay instintos heredados que seguirán ahí.

Anónimo dijo...

El dia que llegue a entrar una mujer a este lugar, nos va a odiar.

Oruga dijo...

¿Te refieres a estos comentarios, a este blog o a Internet?

A ver, por eso digo lo de "terreno pantanoso". Sé que puede sonar machista decir que el patriarcado ha prevalecido porque funciona. Pero ojo que también estoy diciendo que actualmente ya no tiene ningún sentido.

Y también supongo que habrá habido algunas sociedades matriarcales que habrán funcionado en su momento, pero de eso estoy menos informado.