12 de enero de 2007

Onironautas

Los onironautas se entrenan en el arte del "sueño lúcido": el sueño en que eres consciente de que estás soñando.

Cuando despiertas dentro de tu propio sueño, puedes moldearlo y ponerlo a tu favor, pues los sueños tienen un gran poder para exorcizar miedos, ordenar información y traer a la superficie lo enquistado en el subconsciente. Pero sobre todo no olvidemos lo divertidos que son. Aun más si de repente puedes escoger cambiar de escenario, crecer, encoger, borrar a unos personajes, traer a otros, disolver pesadillas de un manotazo, volar, saltar abismos...

Los onironautas se entrenan. Tú también puedes ser un onironauta. Existen métodos. Consisten principalmente en unos tests de comprobación de realidad.

Cuando dormimos hay ciertas cosas que nuestro cerebro no puede realizar: leer, ver la hora en un reloj, encender la luz de una habitación. El método del onironauta consiste en repetir estos tests de realidad continuamente en la vigilia para que el cerebro los aprenda, y más tarde pueda repetirlos durante el sueño. El día que eso suceda dirás "¡Hostia! ¡Si esto es sólo un sueño! ¿Por qué voy a quedarme aquí, viendo como toda la clase me mira los calzoncillos? ¡Me voy volando por la ventana un rato!".

Todos los días realiza estos ejercicios:

· Mira la hora. Ahora mira para otro lado. Vuelve a mirar la hora. ¿Verdad que no ha cambiado más que unos segundos o un minuto a lo sumo? Eso no lo puedes hacer en el sueño. Recuérdalo.
· Lee un texto. ¿Eres capaz? Mira para otro lado y vuelve a leerlo. ¿Verdad que sigues pudiendo leerlo, que sigue diciendo lo mismo? Ya sabes.
· Pulsa el interruptor. ¿La luz de la habitación se enciende? ¿Se apaga? Por algún motivo en un sueño no podemos hacer esto. La próxima vez que estés dentro de uno quizá lo recuerdes.

Por cierto, la imagen que encabeza este artículo es un fotograma de la película Waking Life, de una escena que viene muy al caso.

5 comentarios:

bakero dijo...

Bastante lucidez le sobra a mi vigilia como para pretender instruirme en el arte del sueño lúcido. Prefiero que el sueño se apodere de mi, que me sorprenda, que me pille desnudo, indefenso, para bien o para mal. Yo soy un nefelibata.

bakero dijo...

Hay que huír de la lucidez, no del sueño.

Oruga dijo...

Hay en el sueño un gran potencial para transformar tu vida consciente, potencial que sólo aprovecharás si tienes los ojos abiertos dentro del momento, del remolino.

Gaurwraith dijo...

voy a dormir.
yo lo dejo en manos del azar.

y no está ma chulo decir oneironauta?
también se usa :O

Hilikus dijo...

Creo que de este tema podria escribir bastante. Mas que nada porque yo soy un "Onironauta", aunque a mi me suena mal eso. Prefiero decir que consigo tener sueños lucidos. Y bueno, si hay interes escribo mis experiencias hasta la fecha; por ahora solo queria decir, que a mi personalment los tests de la realidad no me funcionaron nada. Me tire 2 meses haciendo el panolo con las manos y los relojes. A mi lo que me adentro a los sueños lucidos fue la concentracion.